Cómo limpiar las botas de montaña

Las botas de montaña están diseñadas para pisar con calma en senderos embarrados y sombríos. Pero eso no significa que guardar a tus sucios compañeros en el armario y olvidarte de ellos sea una gran idea.

Límpielos fielmente y disfrutarán juntos del sendero durante muchos años, reduciendo la necesidad de reemplazarlos prematuramente. Si está demasiado cansado inmediatamente después de una caminata, límpielo al día siguiente.

Ignorar la limpieza estropea las botas de varias maneras:

Cada vez que las botas se doblan, las partículas de suciedad o arena se introducen más profundamente en el cuero y tela y se frotan como papel de lija.
El barro absorbe la humedad del cuero a medida que se seca, lo que hace que las botas de cuero sean menos flexibles y acelera su proceso de envejecimiento

Lo que necesitará para limpiar sus botas de montaña:

  • Un cepillo especial para botas
  • Un cepillo viejo de limpiar alimentos o un cepillo de dientes
  • Limpiador de zapatos especializado
  • Jabón para silla de montar o una solución suave de agua y jabón de ph neutro

¿Cómo limpiar las botas?

Quita los cordones de los zapatos antes de limpiar. Utiliza un cepillo fino y la solución de agua y jabón para eliminar suavemente el polvo y la suciedad de cada pliegue que encuentres en la bota. Una vez hayas eliminado la suciedad de los pliegues puedes continuar mojándolas en agua corriente y con cualquier limpiador para botas que hayas elegido

 

Algunos consejos adicionales sobre la limpieza de las botas:

Si bien la mayoría de los limpiadores de zapatos se pueden usar en varios materiales, siempre verifique dos veces que su limpiador sea apto para el material de tu bota, y asegúrate de leer y seguir las instrucciones.
No uses jabón ni detergente; muchos contienen aditivos que pueden dañar el cuero o las membranas impermeables.
Para limpiar el moho, usa una mezcla de 80 por ciento de agua y 20 por ciento de vinagre.
Después, enjuagua siempre bien las botas con agua limpia.

Nunca metas las botas en la lavadora, ya que pueden dañarse.
Si planeas impermeabilizar tus botas, hazlo mientras aún estén mojadas. La mayoría de las botas son impermeables cuando las compras, por lo que no lo necesitarás hasta que comiences a notar que las gotas de agua ya no se acumulan en la superficie.

Limpieza de suelas de botas de senderismo

Aunque el barro alojado en la suela no dañará tus botas, quitarlo hará que recupere toda su fuerza. Además, una suela limpia evita que transportes especies invasoras de un área de migración a otra.

Cepilla las suelas enérgicamente y afloje las evillas que se atasquen. Para la suciedad rebelde, simplemente remoje las suelas y luego use una manguera o un grifo para lavar a presión la suciedad

Consejos para el secado y almacenamiento de las botas

Seca las botas de montaña después de limpiarlas, retira las plantillas y deja secar de las botas.
Deja secar las botas a temperatura normal en un lugar con poca humedad.
No utilices una fuente de calor (chimenea, fogata, estufa de leña, radiador, calentador, etc.). Las altas temperaturas debilitan los adhesivos y envejecen prematuramente el cuero.
Usa un ventilador para un secado más rápido.
También puedes meter papel de periódico en las botas para acelerarlo; cambia el papel con frecuencia (cuando esté húmedo).
Guarda las botas donde las temperaturas sean estables y normales

Uso de acondicionadores para calzado

Usa un acondicionador si el cuero parece seco o agrietado. Otros tipos de cuero, ante y nubuck, no requieren acondicionamiento. El acondicionador también se puede usar si el cuero de tus botas es muy duro para adaptarlas a tu pie cuanto antes.

Usa un acondicionador con prudencia. El cuero nuevo funciona mejor cuando está hidratado. Sin embargo, demasiado acondicionador hace que las botas sean demasiado blandas, lo que reduce el soporte que brindan y la duración

No utilices aceites de visón o aceites similares en botas industriales: sobrecalienta el tipo de cuero curtido en seco que se usa en las botas de montaña